Cuento de terror Las desventuras de Silvana

Cuento de terror Las desventuras de Silvana

Era la primera vez que Silvana salía de excursión junto con sus compañeros de colegio. Ellos la consideraban una chica muy callada e introvertida cuestión que le había hecho ganar la categoría de “impopular”.

Esa clase de cosas eran las que la llevaron a asistir con un psiquiatra, el cual le recomendó que para acercarse más a la gente debía realizar actividades en las que participaran varios miembros de su círculo de conocidos al mismo tiempo.

Fue por este motivo que ahora que iban al zoológico, sus padres la enviaron de paseo sin pedirle su opinión.

Durante el trayecto de ida no cruzó palabra con nadie. En cambio, sacó su tableta y se puso a ver una película de miedo. A ella lo que le gustaba de este tipo de género es que a veces los actores repetían diálogos de cuentos de terror, como un guiño a los lectores de estas obras.

De pronto se escuchó la voz de la directora del plantel quien informó que antes de llegar al zoológico, harían una parada en el área comercial del pueblo para desayunar.

Esa zona estaba llena de pequeños locales en los que se ofrecía a los turistas desde comida local hasta opciones vegetarianas.

Silvana como no tenía ninguna amiga, le informó a su maestra que iría a comprar una ensalada y que luego de comer la volvería al autobús. La profesora le mencionó que no había ningún problema en eso, sólo le pidió que regresara a tiempo.

La joven entró al sitio de ensaladas y le pidió a uno de los encargados que le diera una mediana con pollo.

– Tendrás que esperar un poco, el pollo se nos terminó. Le dijo el vendedor.

– Aquí espero. No hay prisa.

Pronto escuchó unos alaridos que provenían de la cocina de aquel recinto. La chica se levantó de su asiento y miró de reojo aquel cuarto. Ahí observó como uno de los cocineros estaba apuñalando a un muchacho con un cuchillo.

Inmediatamente después de eso Silvana salió lo más tranquila posible que pudo del local, para que no la mataran a ella también.

También te puede interesar la leyenda del gobernador