Folclóricas leyendas cortas El carruaje del gobernador

Folclóricas leyendas cortas El carruaje del gobernador

Los mitos al igual que las folclóricas leyendas cortas tienen en común que en muchas de estas historias los protagonistas son personas pertenecientes a la clase aristocrática.

El gobernador del pueblo de Santa Catarina ostentaba una inmensa riqueza producto por un lado de su herencia y por otro, de las tropelías que perpetraba con sus ciudadanos.

Este hombre además de robarle el dinero a sus gobernados, tenía un gravísimo defecto. Era la persona más avara que hubiese pisado la faz de la tierra. Tanta era su tacañería que en una ocasión engañó al párroco del pueblo, diciéndole que si no pagaba la cuota correspondiente el mismo se encargaría de cerrar las puertas de la parroquia para siempre.

Como el cura no tenía forma de liquidar su deuda, le ofreció unos tablones nuevos de madera fina, los cuales iban a ser utilizados para revestir ciertas partes del atrio del templo.

Lo que el párroco ignoraba es que eso era parte del plan del gobernador, ya que planeaba construirse un carruaje sin gastar una sola moneda de oro. En poco tiempo el coche estaba listo y el dirigente comenzó a utilizarlo con toda tranquilidad.

No obstante, como la carroza había sido elaborada con madera sacra, experimentó lo que los ancianos llaman “El castigo de Dios”.

Una tarde subió al carruaje con dirección a su casa. Ya casi al llegar, los caballos se desembocaron causando la muerte tanto de este como del cochero.

Al día siguiente, el coche de madera había desaparecido. Según lo que he podido averiguar sobre este asunto, se dice que a las personas que son muy ricas y que no les gusta compartir su dinero con los demás realizando obras de caridad, escucharán la llegada de esta carroza a las puertas de su hogar.

Después de eso, únicamente pasarán 10 días para que el sujeto fallezca de una manera horripilante.